Supervisión para un mejor negocio

Gildan se fundó con la creencia de que ser propietarios de las plantas y controlar cada paso del proceso es la mejor forma de hacer prendas de calidad. Desde la elaboración de nuestro propio hilo hasta la confección de las prendas finales y la distribución de nuestros productos, nuestro modelo de negocio integrado verticalmente nos permite una supervisión única de nuestras operaciones y nos ayuda a integrar soluciones innovadoras y sostenibles en toda nuestra cadena de valor.

El poder de la integración vertical

Supervisión
exhaustiva

de nuestra cadena de suministro, que hace posible un mejor control de la Compañía y de las operaciones.

Mayor
eficiencia

mediante el uso de procesos muy estandarizados y rentables en todas nuestras operaciones.

Reducción de la
interrupción

de nuestra cadena de suministro mediante el control directo y la posibilidad de ser propietarios del ciclo de producción.

Integración vertical en Gildan

La integración vertical de Gildan incluye la gran mayoría de nuestro ciclo de producción de prendas, que comienza después de obtener la materia prima para su confección. Nuestra principal materia prima es el algodón, que obtenemos de los Estados Unidos, donde se cultiva y cosecha de manera sostenible y con principios éticos. Después de seleccionar y comprar el algodón, pasa por cuatro etapas en nuestras operaciones:

 

Contando con una visibilidad única sobre nuestra cadena de suministro, podemos identificar mejor las oportunidades para optimizar nuestro negocio e integrar soluciones innovadoras en nuestros procesos de nivel 1, 2 y 3. Este modelo de negocio único ha sido uno de los principios básicos de nuestro éxito y un motor clave detrás del modelo de bajo costo de Gildan, la estrategia de crecimiento a largo plazo y el compromiso con las prácticas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

¿Qué es la integración vertical?

La integración vertical se produce cuando una empresa es propietaria de la cadena de suministro y se encarga de su administración, lo que le permite controlar en forma directa las etapas de su ciclo de producción en lugar de delegarlas a contratistas externos o instalaciones de terceros.