Declaración de transparencia de la Ley de Esclavitud Moderna | Gildan

Gildan

Transparencia de la cadena de suministro

Declaración sobre la trata de personas y la esclavitud contemporánea de 2020

Introducción

En la Ley de Transparencia en la Cadena de Suministro de California de 2010 y la Ley de Esclavitud Contemporánea del Reino Unido de 2015, se exige que ciertos fabricantes y distribuidores minoristas de bienes sean transparentes en sus esfuerzos por identificar y erradicar la trata de personas y la esclavitud contemporánea de sus cadenas de suministro o de sus operaciones.

Gildan se compromete a mantener altos estándares éticos en todas sus operaciones y prácticas empresariales en el mundo. Por consiguiente, no tolera ninguna forma de trata de personas ni de esclavitud contemporánea. Cumplimos con nuestro Código de Conducta, que se fundamenta en las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como en los códigos estipulados por la Asociación de Trabajo Justo (Fair Labor Association, FLA) y la organización Producción Acreditada Mundialmente Responsable (Worldwide Responsible Accredited Production, WRAP), las cuales establecen disposiciones rigurosas en cuanto al trabajo forzado e infantil, como la trata de personas y la esclavitud.

Este compromiso queda demostrado además por el hecho de que, en 2007, Gildan se convirtió en el primer fabricante de prendas de vestir integrado verticalmente, lo que le permitió acreditar ante la FLA su Programa de Cumplimiento Social. En 2019, el Programa de Cumplimiento Social de Gildan logró renovar su acreditación después de que la compañía demostrara que sostenía las políticas y prácticas exigidas para cumplir con las prácticas laborales justas en su cadena de suministro global. Asimismo, Gildan se incorporó en 2013 al Índice de Sostenibilidad Dow Jones (Dow Jones Sustainability Index, DJSI). La revisión anual del DJSI se basa en un análisis exhaustivo que abarca diferentes temas, entre ellos, los relacionados con los estándares de la cadena de suministro, los derechos humanos y las prácticas laborales.

En octubre de 2018, Gildan se unió al Compromiso de la Industria para la Contratación Responsable desarrollado en conjunto con la Asociación de Ropa y Calzado de Estados Unidos (American Apparel & Footwear Association, AAFA) y la FLA. Este compromiso es una iniciativa proactiva de la industria para abordar los posibles riesgos de trabajo forzado que podrían enfrentar los trabajadores itinerantes dentro de la cadena de suministro global. Los signatarios del compromiso deben garantizar que ningún trabajador pague por su trabajo, que los trabajadores tengan en su poder sus documentos de viaje y que tengan libertad total de movimiento. Además, se debe informar a todos los trabajadores sobre las condiciones básicas de empleo antes de que salgan de su país de origen.

Nuestro negocio y cadena de suministro

Gildan posee y opera instalaciones de manufactura a gran escala, verticalmente integradas, que se encuentran principalmente en América Central, la cuenca del Caribe, América del Norte y Bangladésh. Estas instalaciones están situadas estratégicamente para cubrir de forma eficiente las necesidades de abastecimiento rápido de los clientes de Gildan. Con más de 45 000 empleados directos en todo el mundo, Gildan opera bajo un fuerte compromiso con las prácticas laborales y ambientales líderes de la industria a lo largo de su cadena de suministro de acuerdo con el amplio Programa de Responsabilidad Social Corporativa integrado en la estrategia comercial a largo plazo de la Compañía.

La gran mayoría de nuestros productos se fabrican en nuestras instalaciones. Si bien producimos internamente la mayoría de los productos que vendemos, también contamos con artículos producidos por terceros que representan menos del 10 % de la producción total en materia de ingresos.

Nuestras políticas para combatir la esclavitud y la trata de personas

En nuestro Código de Ética integral, que abarca a todo el grupo y rige a todos los directores, funcionarios y empleados de Gildan en el mundo, se establecen los estándares de integridad y las expectativas de comportamiento ético de la Compañía. Se utiliza como una afirmación de nuestro firme compromiso con las prácticas laborales justas, como un marco de trabajo para guiar las operaciones y prácticas empresariales de la Compañía en todo el mundo y como una guía para ayudar a los empleados a tomar decisiones que sean coherentes con los valores y principios fundamentales de Gildan.

Además de nuestro Código de Ética, Gildan también ha implementado un Código de Conducta, en el que se declara nuestra posición frente a una amplia gama de prácticas laborales y se indican actividades en cada uno de los lugares donde operamos. En nuestro Código de Conducta, se establece explícitamente que “Gildan y sus socios comerciales no utilizarán el trabajo forzado, lo que incluye el trabajo penitenciario, en régimen de servidumbre, en régimen de servidumbre por deuda o cualquier otra forma de trabajo forzado”.

Además, los estándares laborales que se establecen en nuestro Código de Conducta se complementan con procedimientos específicos y requisitos prácticos, que se explican en el Manual de Cumplimiento Social y Sostenible de Gildan, el cual se proporciona a todos nuestros contratistas de manufactura. En este manual, el trabajo forzado y la trata de personas se catalogan como problemas de tolerancia cero.

Por último, en nuestra Política de Denuncias, se alienta a los empleados y partes interesadas externas, incluidos los empleados de contratistas de manufactura externos, a denunciar cualquier conducta indebida real o sospechada, lo cual abarca inquietudes relacionadas con violaciones a los derechos humanos, como la esclavitud y la trata de personas. Todas las denuncias recibidas a través de los distintos canales de denuncia disponibles para nuestros empleados, como nuestra Línea Directa de Ética y Cumplimiento, se investigan exhaustivamente, y se toman las medidas correctivas adecuadas.

Verificación de la cadena de suministro de productos para evaluar y abordar los riesgos de la trata de personas y la esclavitud

Gildan se compromete a abastecerse de productos y materias primas de proveedores que mantienen prácticas responsables. La empresa identifica y evalúa los posibles riesgos en su cadena de suministro a través de un análisis de diligencia debida de los posibles socios comerciales antes de la celebración de acuerdos de suministro importantes o de abastecimiento. Dicha evaluación comienza con una estimación de los riesgos posibles e inherentes según la ubicación geográfica y el tipo de industria; además, si es pertinente, incluirá cuestionarios y verificaciones in situ. En algunas instancias, Gildan contratará un proveedor de servicios externos de auditoría para llevar a cabo estas verificaciones en nuestro nombre.

Nuestra diligencia debida ayuda a guiar las decisiones empresariales y garantiza que todas las instalaciones de manufactura de nuestros productos cumplan con el Código de Conducta y con las leyes locales e internacionales. Gildan no entablará relaciones comerciales particulares en aquellos lugares donde exista inquietud por posibles violaciones de los derechos humanos, como esclavitud o trata de personas. A modo de ejemplo, Gildan se ha comprometido a prohibir el algodón procedente de Uzbekistán, debido a problemas de trabajo forzado en la industria del algodón uzbeko, o evitar el uso de ciertos minerales provenientes de la República Democrática del Congo y países vecinos (los llamados “minerales de conflicto”) en nuestros productos.

Para obtener más información sobre nuestro proceso de diligencia debida con los contratistas, consulte la página 67-68 de nuestro Informe de ESG de Genuine Responsibility de 2019.

Auditorías de evaluación del cumplimiento de parte de los proveedores de los estándares de la Compañía con respecto a la trata de personas y la esclavitud en las cadenas de suministro

Para garantizar el cumplimiento de nuestro Código de Conducta, realizamos auditorías externas e internas independientes sobre las condiciones de trabajo en cada una de nuestras propias instalaciones y las instalaciones contratadas que fabrican nuestros productos. La mayoría de las auditorías las realizan nuestros auditores internos capacitados; sin embargo, en ocasiones, contratamos auditores externos. Algunos de nuestros contratistas del área de la fabricación han participado en el Programa Better Work de la OIT. La FLA, la WRAP y algunos de nuestros clientes también han llevado a cabo auditorías de forma independiente a las instalaciones de manufactura de Gildan y sus contratistas. Todas las instalaciones propias de Gildan y las instalaciones de contratistas externos están sujetas a una completa auditoría interna, con base en una evaluación de riesgo en la que se analiza el riesgo país, el volumen de pedidos, la clasificación de la instalación y el desempeño en la auditoría anterior.

El Código de Conducta de Gildan es la base de todas las auditorías realizadas en las instalaciones de nuestros contratistas de manufactura. Las evaluaciones también se basan en los estándares del Manual de Cumplimiento Social y Sostenible de Gildan.

Para obtener más información sobre nuestras prácticas de auditoría, consulte la página 70 de nuestro Informe de ESG de Genuine Responsibility de 2019.

Certificación de que los materiales utilizados en la producción cumplen con las leyes contra la esclavitud y la trata de personas

Para garantizar que los contratistas de manufactura y los principales proveedores de Gildan respeten y cumplan nuestro compromiso de lucha contra la esclavitud y la trata de personas, les solicitamos un compromiso por escrito en el que indiquen que cumplirán el Código de Conducta de Gildan y todas las leyes vigentes. Tal compromiso está incluido en los contratos que firman nuestros contratistas de manufactura y principales proveedores, o bien forma parte de su proceso de certificación anual (si corresponde).

Además, si resulta pertinente, también les exigimos a los contratistas de manufactura y proveedores que entreguen un compromiso por escrito en el que indiquen que cumplen con nuestra prohibición del algodón uzbeko o de los “minerales de conflicto”.

Responsabilidad interna y procedimientos para empleados o contratistas que no cumplen con los estándares de la compañía contra la esclavitud y la trata de personas

Gildan no tolera el incumplimiento de la prohibición de la esclavitud y la trata de personas que se estipula en este Código de Conducta. En caso de que esto suceda, tomamos medidas correctivas para contener, abordar y solucionar la situación en el menor tiempo posible. Asimismo, tales incumplimientos derivarán en el cese de la relación laboral con Gildan o en la rescisión del acuerdo comercial con Gildan.

Para obtener más información sobre nuestros mecanismos de responsabilidad interna, consulte la página 59 de nuestro Informe de ESG de Genuine Responsibility de 2019.

Capacitación sobre la trata de personas y la esclavitud

Gildan les exige a todos sus empleados que lean y entiendan el Código de Ética y el Código de Conducta y que acrediten su cumplimiento. Los empleados reciben capacitaciones sobre el Código de Ética y el Código de Conducta como parte del proceso de incorporación a la compañía y de forma periódica a través del portal de capacitaciones en línea de Gildan o sesiones de capacitación presenciales. En el último año, impartimos capacitaciones presenciales a los equipos de Estados Unidos, China, Japón, Honduras y Barbados. Debido a la pandemia actual de la COVID-19 y las restricciones de viaje relacionadas, el programa de capacitación de 2020 se llevará adelante de manera virtual. También ofrecemos capacitación regular específica para los equipos de supervisión interna que trabajan estrechamente con nuestros equipos de administración y contratistas; de este modo, garantizamos que estén bien informados sobre nuestros requisitos y que comprendan los problemas relacionados con el cumplimiento social y los derechos humanos. En 2019, se impartieron más de 65 600 horas de capacitación sobre nuestro Código de Conducta a los empleados de manufactura. Proporcionamos también capacitaciones de forma directa a nuestros principales contratistas y proveedores.

Conclusión

Nuestras diversas políticas y prácticas englobadas en nuestro Programa de Cumplimiento Social son partes fundamentales de nuestros esfuerzos para garantizar que la esclavitud y la trata personas no tengan lugar en nuestras operaciones y cadena de suministro. Entendemos que el riesgo asociado con la esclavitud y la trata de personas no es estático y continuaremos con nuestra estrategia para mitigar el riesgo en los años venideros. Nuestra Junta Directiva revisa y actualiza anualmente tales esfuerzos, así como este documento de divulgación.

La Junta Directiva de Gildan Activewear Inc. aprobó esta declaración el 29 de julio de 2020.